miércoles, 11 de julio de 2018

La Enuresis y el Reflejo Espinal de Galant

La enuresis, como es bien sabido, es una incontinencia urinaria que pueden padecer los niños y niñas durante el día o la noche. Este hecho es algo común en los pequeños y pequeñas cuyo período evolutivo se encuentra entre los dos y los cuatro años, ya que son pocos aquellos que logran controlar la micción nocturna antes de los tres años. Sin embargo, en ocasiones ocurre que los niños pueden orinarse durante el sueño o en su día a día, y una de las causas puede ser la excesiva sensebilización de la cintura, debido a la no integración del Reflejo Espinal Galant.

Cuando un bebe viene al mundo, e incluso cuando está en el vientre materno, lo hace con una serie de reflejos primitivos que le ayudan en su adaptación al nuevo ambiente, y que dan paso a reflejos postulares más complejos y aun desarrollo evolutivo superior, si son estimulados a través de un apego seguro y de juego sesoriales y de repetición. Pero para el tema que nos ocupa, hablaremos del reflejo de Galant.

El reflejo Espinal Galant es un reflejo que se activa en el momento del parto, ya que ayuda al bebé a bajar por el canal uterino con mayor facilidad, y que debería integrarse entre los 3 y los 9 meses después del nacimiento. Es importante entender que cuando hablamos de "integración", nos referimos a la asimilación de este movimiento para el desarrollo de reflejos posturales más complejos, necesarios para el buen desarrollo evolutivo. ¿En qué se traduce este reflejo, es decir, qué provoca? Lo que causa esta reacción muscular es que cuando estimulemos las zonas laterales de la cintura, el niño o la niña automáticamente se girará hacia el lado estimulado. Esta reaccón corporal lo que nos indica es que el reflejo todavía se encuentra activo.


Esto, como he mencionado con anterioridad, es algo normal hasta el primer año del bebé. Pero a partir de esta edad, el hecho de que el reflejo no haya sido integrado puede provocar, entre otras cosas, que los niños sufran de eneuresis. La razón de ello es el reflejo de Galant activo convierte esta zona en especialmente sensible ante cualquier contacto, incluyendo ante las rozaduras causadas por la ropa o las sábanas de la cama, que termina desencadenando la incontinencia urinaria.

Sin embargo, aunque a priori este hecho pueda parecer un problema, la integración del reflejo se puede trabajar a partir de unos ejercicios rítmicos con los que, no solo tratamos la enuresis, sino que provocan un mayor control psicomotor por parte del niño o la niña y un mayor biennestar y conciencia coroporal, además de favores su desarrollo evolutivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario